El Poder del Conocimiento: el primer automóvil en Altagracia

El Poder del Conocimiento: el primer automóvil en Altagracia

Amanda Saldivia.-

La historia de la algarabía que se formó en Altagracia cuando llegó el primer automóvil, fue el tema que presentó la empresa Promasorca como parte de la serie de micros titulados El Poder del Conocimiento, espacio para enriquecer los saberes con curiosidades, anécdotas e historias interesantes de nuestra región orituqueña y del mundo.

Fue el 28 de marzo de 1915, a las 8 de la noche, un día miércoles cuando entró por la vía de Botalón con los dos faros de carburo encendidos. Cuentan que fue un verdadero suceso en este pueblo guariqueño, porque para esa época pocos pobladores habían tenido la oportunidad de ver un automóvil, solo las referencias de estos vehículos de cuatro ruedas a través de la prensa y lo que les contaban aquellos que tenían la oportunidad de viajar.

En el libro Calles, Sitios y Aleros de Altagracia de Orituco, del abogado y escritor gracitano Pedro Natalio Arévalo, quien nació en 1914, relata lo que le contaban sobre la sociedad que se creó para reunir la suma de 3 mil 600 bolívares, monto que costó este vehículo, que fue adquirido en el almacén Americano, establecimiento fundado por William Phelps, que era una agencia de distribución de automóviles Ford desde 1911 y estaba ubicada en la esquina de Pajaritos con La Palma, en pleno centro de Caracas.

El autor explica que Luis Camero e Hipólito de La Cueva, ambos orituqueños, se asociaron con el general Juan Emilio Del Corral, jefe civil del Distrito. Cómo no sabían conducir contrataron como chofer a Francisco Berroterán, un caraqueño que condujo el Ford hasta Altagracia y por dos meses permaneció en este poblado para enseñar a manejar a  Deogracias Constant.

Otros datos interesantes sobre esta historia los aporta el poeta José Francisco Martínez, quien escribió que el viaje de Caracas a Altagracia se hizo por la vía de El Sombrero, Barbacoas, Taguay y San Rafael de Orituco, hasta llegar por Botalón. El viaje duró cinco días, lo que nos da una idea del esfuerzo de estos pioneros, porque para esa fecha solo había en Venezuela 240 dueños de vehículos.

Igualmente en esta historia hay un hecho vinculado a Valle de la Pascua, porque fue ese el primer vehículo que llegó a esa población, el 8 de mayo de ese mismo año, es decir de 1915 y lo condujo el chofer Francisco Berroterán. Esos aportes del poeta José Francisco Martínez están en la sede de la Fundación Dr. Pedro María Arévalo Cedeño.

La historia que compartimos evidencia, entre otros aspectos, como se experimentan cambios y el importante papel que tienen sus pobladores, porque gracias a visionarios como Luis Camero e Hipólito de La Cueva llegó el primer automóvil a Altagracia de Orituco.

@amandasaldivia

Foto: es de la colección del poeta José Francisco Martínez tomada en 1921. Corresponde a ese primer vehículo que llegó a Altagracia y abordo está el Dr. Benito Gutiérrez López y familia. El conductor Deogracias Constant.

Era parte del desfile de carnaval de ese año y de acuerdo al registro del poeta Martínez, se aprecia la calle Bolívar de Altagracia, entre el cruce de la calle Bolívar con la Rondón.

Written by:

741 Posts

View All Posts
Follow Me :

Un comentario en «El Poder del Conocimiento: el primer automóvil en Altagracia»

  1. Muy interesante el Poder del Conocimiento escrito por Amanda Saldivia. Orgullosa estoy de leer escritos tan impactante del Poder del Conocimiento. Luis Camero Arocha, murió muy joven cuando estaba en uno de sus hatos, contrajo la hematuria enfermedad que para la esa época no tenia cura, dejo viuda a mi Abuela, Antonia Lima de Camero y 9 hijos, mi madre apenas tenia 6 años de edad, era la penúltima el menor de todos fue mi tío Juvenal de la Cruz Camero Lima, con mucha tristeza nos contaba vagos recuerdos que le quedaron de niña. Todos sus hijos nacieron en Altagracia de Orituco. Soy Luisa Esperanza Ortiz Camero, caraqueña y vivo en La Candelaria Caracas. Mi nombre se debe por mi abuelo Luis, somos muchos los Luises en la familia Camero. Soy, Luisa Esperanza Ortiz Camero, peranza50@hotmail.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: