El Poder del Conocimiento: el mago que fue expulsado de Lezama

El Poder del Conocimiento: el mago que fue expulsado de Lezama

Amanda Saldivia.-

La serie El Poder del Conocimiento de esta semana, iniciativa de la empresa Promasorca, está dedicada a la historia del mago y titiritero que fue expulsado de Lezama, porque llevaba una conducta que no encajaba con la moral de la época, lo que le valió que hasta el obispo le dedicara unas líneas que están contenidas en el libro El Valle de Orituco, 300 años de historia, del gracitano periodista e historiador Pedro Calzadilla Álvarez.

En la obra, el autor relata que a finales del siglo 18 los pobladores de Lezama y alrededores visitaban con frecuencia a Alberto Camacho, personaje que era una mezcla de mago y titiritero que se ganaba la vida adivinando los secretos y con predicciones sobre lo que ocurriría.

Era una persona que hacía presentaciones ingeniosas con los títeres y brindaba diversión a los parroquianos, pero también llevaba una vida desordenada, no acorde con los mandatos de la iglesia de la época, porque lo que se ganaba, lo gastaba en licor en la pulpería de Lezama, para luego irse apenas logrando mantenerse en pie hasta el sector San Andrés, a orillas del río Orituco, donde vivía.

El obispo Martí le dedicó unas líneas:

“Alberto Camacho, que aunque se supone americano, no es de esta jurisdicción ni se sabe si es soltero, casado o viudo, vive en casa de Juan Fernández, dentro de la legua de estos indios. Dicen que adivina los secretos por medios supersticiosos o brujerías. Me dice este cura que no ha reparado cosa de hechizo o brujería en este hombre, y que juega los títeres y hace juegos de manos que pone en admiración a estas gentes, y que por eso lo tienen por brujo y lo que se gana en estos juegos lo bebe de aguardiente y se emborracha, y por todo esto dice este cura que lo sacará de acá”.

Y eso efectivamente pasó. En el año 1783, a los pobladores de Lezama se les acabó la diversión. Pedro Calzadilla Álvarez, plasma en su obra que el cura doctrinero José Calixto Morín, obligó a Alberto Camacho a abandonar el pueblo y nunca más se supo de él.

Lo cierto es que los pobladores de Lezama son parranderos y perpetuaron la expresión cultural los Kimbánganos de Lezama, que es mezcla de danza, teatro y versos para resaltar a San Juan Bautista.

@amandasaldivia

Written by:

686 Posts

View All Posts
Follow Me :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: