Celebran Día de Rosendo Mendoza “Ánima de Taguapire”

Celebran Día de Rosendo Mendoza “Ánima de Taguapire”

Amanda Saldivia.-

Con una eucaristía en la Iglesia de San Rafael de Orituco a las 8:00 am y posterior peregrinación hasta la capilla, se celebra este martes 28 de diciembre el Día del Rosendo Mendoza, Ánima de Taguapire, tradición de esta región guariqueña declarada Patrimonio de Creencia Popular del municipio José Tadeo Monagas por la Cámara Municipal, el 26 de marzo de 2011.

En un trabajo publicado por el Dr. Carlos López Garcés, cronista de Altagracia de Orituco, se aportan datos sobre esta creencia que atrae devotos de distintos lugares del país y particularmente del Valle de Orituco, donde esta tradición tiene un arraigo especial en viajeros, productores agropecuarios y comerciantes.

Compartimos algunos datos de interés publicados por el cronista:

1.- Un alias místico

La denominación Ánima del Taguapire está reservada en Orituco para identificar el alma de Rosendo Mendoza y el sitio donde éste falleció, a la sombra de un taguapire (de donde proviene el nombre), ubicado a dos kilómetros y medio al sur de San Rafael de Orituco, en la vía hacia Taguay, estado Aragua. Esta denominación fue acuñada por el señor Agustín Sosa, apenas a una semana de haber fallecido Rosendo Mendoza, cuando arrodillado y con mucha fe, invocó su espíritu con aquel nombre de origen indígena, solicitándole ayuda para conseguir un burro que se le había extraviado; la petición le fue concedida a poco rato de haberla hecho y desde entonces se supo que aquella ánima era milagrosa.

2.- ¿Quién fue Rosendo Mendoza?

Las informaciones acerca de Rosendo Mendoza son escasas. Las más difundidas y aceptadas por los devotos, desde la octava década del siglo XX, son las aportadas por don Agustín Sosa, quien, por haberlo conocido personalmente, lo describió como un hombre viejo, de aspecto campesino, humilde, de figura muy delgada, estatura baja, piel oscura, cabello ensortijado, etcétera, quien, procedente de un lugar llamado El Criollo (sitio en las montañas donde convergen los estados Aragua, Miranda y Guárico), llegó a pie a la casa de don Agustín Sosa en Las Guabinas, estado Aragua, al atardecer de un día que el informante no recordaba con exactitud. Rosendo Mendoza estaba muy afectado por una diarrea severa que llamaban colerín e insistía en continuar el viaje hacia Altagracia de Orituco, distante treinta y cinco kilómetros de allí, por lo que don Agustín lo convenció para hacerlo en burro al amanecer del día siguiente, como en efecto lo hicieron, acompañados por don Juan Agustín Freites, quien era el Comisario de El Pegón, lugar vecino a Las Guabinas.

El enfermo se agravó poco antes de llegar a San Rafael de Orituco, cuando habían recorrido veintiocho kilómetros, aproximadamente, y “el sol se había cambiado hacia el poniente”; aquel hombre estaba exhausto; fue necesario dejarlo a la sombra de un taguapire, en compañía del señor Freites, mientras don Agustín Sosa iba a San Rafael a buscar auxilio de don Natividad Arocha, un vecino comerciante de San Rafael de Orituco, nacido en 1884, quien había formado familia en esa población; cuando ambos regresaron con la ayuda ya el enfermo había fallecido, por lo que optaron por trasladar el cadáver al Cementerio General de San Rafael de Orituco, donde lo velaron esa noche y lo enterraron al día siguiente

Por otra parte, la doctora Angelina Pollak-Eltz, antropóloga austriaco-venezolana, en su libro Las ánimas milagrosas en Venezuela, editado por la Fundación Bigott (Caracas, 1989, p. 38), escribió lo siguiente:

“Rosendo Mendoza, otra ánima de Taguapire, murió en 1926. Cuenta la leyenda que era un campesino analfabeta que tenía profundos conocimientos de hierbas curativas. Como curandero tenía fama más allá de su pueblo. Era buen cristiano también que siempre fue a la misa en San Rafael. Murió en el camino hacia el pueblo, cuando quería visitar al cura. Luego fue enterrado debajo del taguapire…”

Estas informaciones son muy respetables, porque habrían sido el resultado de la recopilación de datos sobre un personaje legendario, cuyas fuentes no fueron reveladas por la autora; sin embargo, motivan a continuar la investigación acerca de Rosendo Mendoza y del carácter milagroso de su alma.

3.- Un culto en crecimiento

La devoción por el Ánima del Taguapire había quedado circunscrita a ciertos creyentes de San Rafael de Orituco, de localidades aledañas y de pueblos circunvecinos, hasta la octava década del siglo XX, cuando comenzó a divulgarse con más empeño la versión de don Agustín Sosa. Esto contribuyó a la expansión paulatina de la creencia en la milagrosidad de aquel espíritu, tanto que se afianzó en la consciencia de los devotos, cuyo número aumenta cada día. Los comentarios siguientes sustentan estas afirmaciones:

3-1.- Una cruz y tres santuarios pequeños

A semejanza de lo que ocurría en otros lugares venezolanos con las “ánimas de los caminos”, aún en el transcurso del siglo XX, en el sitio donde falleció Rosendo Mendoza fue colocada una cruz pequeña de madera, con su debida identificación, al pie de la cual se fue formando un promontorio de piedras pequeñas, con las que los creyentes recogían en el mismo camino al pasar frente a ella, para tirárselas con suavidad y depositarlas allí como gesto de veneración por el alma de un difunto desconocido, cuya muerte conmovió a ciertos pobladores de San Rafael de Orituco, tanto que percibieron sus dotes milagrosos, por lo que acudían a sus favores en casos de adversidades, lo cual motivaba visitas frecuentes al sitio para rezarle, encenderle velas, depositarle flores, dejarle limosnas o algún otro gesto de veneración para solicitarle ayuda o agradecerle por la recibida.

Don Natividad Arocha, el mismo con quien don Agustín Sosa consiguió ayuda en San Rafael de Orituco para atenderle a Rosendo Mendoza (lo que resultó frustrante), fue durante varios años el encargado de conservar en buen estado el lugar donde falleció aquel personaje místico, al cual asistían los deudos a pagar sus promesas. Algunas personas mencionan a don Natividad Arocha como el “fundador” de esa ánima; él optó por construirle una pequeña ermita, de paredes de bahareque y techo de teja, la cual se quemó, lamentablemente; es considerada como la primera capilla construida allí. El propio señor Arocha optó por edificar un segundo santuario de paredes de bloque y techo de teja, un tanto más grande que el anterior, de cuyo mantenimiento estuvo encargado posteriormente el señor Carmelo Montezuma, quien era sacristán de la iglesia parroquial de San Rafael de Orituco. Este segundo santuario no resistió los embates del abandono ni los del latrocinio. En ese mismo sitio fabricaron una tercera capilla pequeña, reformada y ampliada, de paredes de bloque y techo de platabanda, cuyas medidas pueden ser estimadas en dos metros de largo, metro y medio de ancho y dos metros de altura, la cual fue inaugurada el 24 de julio de 1986, con actos religiosos que incluyeron una peregrinación desde San Rafael de Orituco hasta este oratorio recién remodelado, el cual fue destruido a pocos meses de su inauguración, como consecuencia de la quema de un potrero cercano.

3-2.- Un oratorio nuevo

Una cuarta capilla fue construida en el mismo lugar donde estuvieron las tres anteriores, por solicitud del propio Rosendo Mendoza, según le confesó la maestra jubilada Magdalena Berroterán de Padrón al autor de estas notas, en conversación sostenida en horas de la mañana del día sábado 22 de agosto de 2008, en el sitio del Ánima del Taguapire, a propósito de una visita común.

La señora Magdalena Berroterán de Padrón afirmó que el insomnio la agobiaba la noche del 28 de diciembre de 1986, cuando de pronto, a eso de las cinco de la mañana, observó, junto a su cama, la imagen de Rosendo Mendoza como suspendido en el aire y diciéndole tres veces la palabra capilla. Ella, asombrada, decidió irse al baño para rezarle; dedujo que Rosendo Mendoza le solicitaba la construcción de una nueva capilla, lo que habría sido un compromiso del señor Teodoro Berroterán, propietario de las tierras donde murió Rosendo Mendoza y padre de la señora Magdalena, por lo que ella asumió aquel compromiso hasta cumplirlo satisfactoriamente, con la colaboración de numerosos devotos.

Este nuevo santuario fue inaugurado el 24 de julo de 1987; está orientado del noroeste al sureste. Sus principales características externas son: mide aproximadamente diez metros de largo, seis metros de ancho y tres metros de altura; paredes de bloque y frisadas; techo de platabanda sin frisar; piso de terracota; ventana con bloques de ventilación en el extremo superior sur de la pared este y en el de la oeste; una puerta grande que sirve de entrada por el lado sur que es su frente, la cual es cerrada con una reja metálica. Su interior está dividido en dos partes iguales por una reja de metal, extendida del piso al techo: la primera está inmediata a la entrada y corresponde a la sección de candelabros; la segunda equivale a la mitad más distante de la entrada, donde son colocados preferiblemente los testimonios de agradecimiento por los beneficios concedidos. En la segunda sección resalta un simulacro marmóreo de la sepultura de Rosendo Mendoza, en cuya lápida está gravado el año 1920 como data de su deceso; fue construido en marzo de 1988 como recuerdo de sus devotos y está ubicado longitudinalmente en el piso, contiguo a la porción media inferior de la pared norte que sirve de fondo; en el centro de esta pared destaca un mural de la figura del Anima del Taguapire, de 80 X 90 cm, pintado al óleo por Joaquín Hernández Reverón en 1987 y restaurado por él mismo en septiembre de 2004. El oratorio tiene una acera perimetral de un metro y veinte centímetros de ancho, seguida por una reja metálica de algo más de un metro de altura máxima aproximada, que la circunda por los cuatro lados, con un espacio libre por el sur que facilita el acceso al santuario.

Más detalles en: http://animadetaguapire.blogspot.com/2011/12/mas-detalles-de-la-histia-de-rosendo.html

Written by:

686 Posts

View All Posts
Follow Me :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: